Una investigación llevada a cabo recientemente en el Hospital Addenbrooke en Cambridge (Gran Bretaña), ha descubierto que se debe comer más durante el desayuno y menos durante el resto del día, cuando se quiere controlar el aumento de peso.

desayuno-control-peso

Al menos esto es lo que se ha concluído en un informe llevado a cabo por un equipo dirigido por la doctora Nita Forouhi, del Instituto de Ciencia Metabólica del Hospital Addenbrooke.

Según el citado informe, comer bien en el desayuno es esencial cuando no queremos engordar, especialmente cuando se llega a la mediana edad.

En el estudio participaron 6.764 hombres y mujeres con edades comprendidas entre lo 40 y los 75 años, los cuales fueron evaluados al inicio del estudio y al finalizar, varios años después.

Eso sí, al comienzo se reunió información sobre los diferentes hábitos de desayuno que estas personas seguían, incluyendo tanto la propia actividad física en sí como si consumían o no tabaco.

Quedó constatado que las personas que comieron entre el 22 y el 50% de sus calorías diarias totales en el desayuno aumentaron 0,79 kilos, mientras que aquellas que consumieron hasta el 11% de sus calorías diarias totales llegaron a aumentar hasta 1,23 kilos en el mismo período.

Esto significa que por cada 10% más de calorías consumidas en el desayuno, los participantes aumentaron entre 210 y 320 gramos menos durante cuatro años.

Hacer un comentario