trucos-adelgazar Cuando una persona se pone como meta el perder peso, no sólo basta conocer qué alimentos debe comer cada día y qué hábitos poco saludables y nocivos debe tratar de evitar.

Como de buen seguro sabrán muchos de nuestros lectores/as, tanto la motivación como la voluntad son prácticamente fundamentales dentro de cualquier dieta de adelgazamiento.

Se requiere motivación, porque si una persona empieza una dieta pensando que no va a servir de nada y sin estar convencida de que positivamente servirá de algo, nunca llegará a terminarla y a llegar al peso al que realmente desea llegar.

Y se requiere voluntad, porque a lo largo de la dieta, se deben seguir una serie de hábitos saludables, en la que es muy importante el optar por una alimentación sana y un estilo de vida mucho más sano y saludable.

Trucos que ayudan a perder peso

En cualquier caso, existen una serie de pautas o trucos que, de alguna u otra forma, pueden ayudarte a la hora de perder peso. Es cierto que no son la panacea de los trucos para adelgazar, pero sí te pueden ayudar de manera positiva a sobrellevar mucho mejor el tiempo en que sigues la dieta.

  • Aunque pierdas poco peso, valora siempre aquello que pierdes, aún cuando sean unos pocos gramos. No importa que no llegues al objetivo marcado; lo importante es que, al menos, has bajado algo. En este sentido, es recomendable que te peses una vez a la semana, siempre el mismo día.
  • Come lentamente, disfrutando de la comida y de cada bocado que das. Está demostrado que aquellas personas que comen rápido y sin prácticamente “respirar”, suelen comer en exceso y comer mucho más.
  • Evita el estrés y aléjate de la ansiedad. Son emociones que pueden llevarte a comer alimentos “prohibidos” en dietas de adelgazamiento, o a simplemente comer aunque no tengas ganas.
  • Evita el sedentarismo y practica un estilo de vida saludable. Recuerda que basta con realizar 30 minutos de ejercicio, y que es mejor caminar que no hacer nada.

En cualquier circunstancia, recuerda que debes adelgazar cada semana entre 500 g. y 1 kilo por semana. Así lo recomienda la OMS; en caso de perder más, puedes llegar a poner en riesgo tu salud.

Hacer un comentario