Tal y como venimos comentando en varios artículos desde que este blog se encuentra en línea, cada vez es mayor el número de personas que son conscientes que la obesidad es un problema de salud muy común en las sociedades desarrolladas.

Y es que se trata de una “epidemia” peligrosa que afecta incluso a los más pequeños, dado que cada vez son más mayores los niños/as que padecen de obesidad infantil y sobrepeso, una enfermedad silenciosa que, si no se trata desde los primeros momentos en que aparece, puede repercutir gravemente en la salud de éstos cuando sean adultos.

Por este motivo, es recomendable estudiar individualmente cada caso de cada paciente para poder darle un tratamiento adecuado, dependiendo de su peso y de su estatura.

balon-intragastrico

Pero cuando un tratamiento determinado no cumple con las expectativas y no se baja de peso, es recomendable optar por otros que sí pueden ser tan beneficiosos como positivos.

Es el caso del denominado como balón intragástrico, cuya principal ventaja deriva en que no requiere cirugía, y se tiende a perder peso poco a poco con el paso de las semanas.

Consiste en la introducción, por vía endoscópia, de un balón de silicona en el estómago del paciente, el cual se hincha luego con suero fisiológico. Ello provoca una sensación permanente de saciedad, que interviene precisamente en que la persona no tenga tantas ganas de comer, con la evidente pérdida de peso que ello supone.

El citado balón intragástrico deberá quedar alojado en el estómago del paciente durante 6 meses, y está recomendado para aquellas personas que necesiten perder más de 10 kilos.

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario