Todo sobre la hormona leptina

La leptina es una hormona que se encarga de regular la sensación de saciedad en nuestro organismo. Pero ¿qué es y cómo funciona? Descubre más sobre la hormona leptina.

Es cierto que la sensación de saciedad (descubre cómo controlar el apetito) ayuda a no comer más de lo que originalmente nuestro organismo necesita, pero para que nuestro cerebro pueda recibir las señales suficientes como para saber que nuestro sistema digestivo se encuentra saciado, es fundamental seguir una serie de consejos básicos.

Leptina

El más fundamental pasa por comer despacio, puesto que nuestro sistema digestivo tarda un tiempo en enviar señales a nuestro cerebro para indicarle que efectivamente ya nos encontramos saciados.

De ahí que, cuando una persona come de forma compulsiva o rápidamente, es habitual que coma más de lo que originalmente necesita, y luego se sienta hinchada o con el estómago pesado.

Precisamente la encargada de regular esa sensación de saciedad es la leptina.

Leptina: ¿qué es?

Conocida popularmente con el nombre de hormona de la delgadez (proviene del griego ‘leptos’, que significa delgado), la leptina es la hormona encargada de regular la sensación de saciedad en nuestro cuerpo.

De ahí que su desregulación tienda a causar problemas metabólicos y pueda ser una causante del sobrepeso y/o obesidad.

¿Cómo funciona la leptina?

Es una hormona producida por los tejidos adiposos, de forma que cada vez que ingerimos un alimento, envía un mensaje al cerebro indicándole que el volumen de grasa está aumentando.

Por tanto, su aumento produce una sensación de saciedad que se traduce en una disminución del apetito, a la vez que se lleva a cabo un aumento del gasto energético.

Esto significa que, por un lado, la persona tiende a no comer más porque se encuentra saciado, y por otro nuestro organismo se ocupa de mantenerse en un peso ideal.

¿Qué ocurre con la leptina en caso de obesidad?

Según estudios parece que aquellas personas que tengan obesidad tienen a su vez unos niveles de leptina muy altos. Sin embargo, presentan resistencia a la leptina.

Esto supone que ingerir más cantidad de leptina no ayuda para solucionar casos de obesidad, por lo que la clave está en seguir una dieta equilibrada baja en calorías, hacer ejercicio físico, no picotear entre horas y tener paciencia.

Si quieres saciar tu apetito puedes leer más sobre los mejores alimentos saciantes y plantas saciantes.

Imagen | Average Jane

Hacer un comentario