Consumo de lácteos en la dieta para perder peso

¿Se pueden tomar y consumir lácteos como leche, yogures y quesos cuando se sigue una dieta de adelgazamiento? Te respondemos a esta pregunta con varios ejemplos.

Cuando seguimos una dieta de adelgazamiento es probable que tu dietista te haya aconsejado optar por la leche desnatada en lugar de la leche entera, ya que en lo referente a las diferentes calorías de la leche, 1 vaso de leche de vaca entera aportan 68 kilocalorías, mientras que 1 vaso de leche desnatada aporta sólo 35 kilocalorías.

lacteos en dietas

No debemos eso sí menospreciar los beneficios de la leche para adelgazar, ya que según demuestran diversos estudios científicos, al parecer una ingesta alta de calcio (y, como sabes, los lácteos son especialmente ricos en calcio) dificultarían la absorción de grasas.

¿Se pueden tomar lácteos en dietas para adelgazar?

Evidentemente la respuesta es positiva, aunque debemos siempre tener presente el contenido en materia grasa del lácteo que se vaya a consumir en cuestión, y su contenido calórico final.

Esto significa que, en una dieta de adelgazamiento, es más recomendado optar por los lácteos desnatados, ya que las opciones enteras o semidesnatadas aportan un contenido mayor en materia grasa, y por tanto en calorías.

Pongamos un ejemplo en referencia a la leche:

  • 1 vaso de leche de vaca completa o entera con 3,5% de MG aporta 68 kilocalorías.
  • 1 vaso de leche semidesnatada con 1,5% de MG aportan 45 kilocalorías.
  • 1 vaso de leche desnatada aportan 35 kilocalorías.

Mientras que si nos referimos al queso o al yogur:

  • 100 gramos de queso azul aportan 355 kilocalorías.
  • 100 gramos de queso cheddar aportan 400 kilocalorías.
  • 100 gramos de queso gouda aportan 366 kilocalorías.
  • 100 gramos de queso fresco desnatado aportan sólo 50 kilocalorías.
  • 1 yogur entero natural aportan 132 kilocalorías.
  • 1 yogur descremado natural aportan sólo 84 kilocalorías.

Por tanto, como vemos, la mejor opción es siempre los lácteos desnatados, enriquecidos con vitaminas y ricos en calcio, pero bajos en grasas y calorías.

Imagen | Lisa Brewster

Hacer un comentario