Sabemos que, de alguna u otra forma, el sobrepeso y la obesidad son problemas que deben ser tratados de raíz si no se desea que la enfermedad avance a problemas tales como diabetes o hipertensión, principalmente porque la salud está en juego.

Precisamente cuando perdemos peso, no sólo es importante mantener una buena autoestima, teniendo paciencia y siendo fuertes, sino que se debe combinar con la práctica de ejercicio para reforzar aquellas partes blandas del cuerpo que, con la pérdida de grasa, tienden a “colgar”.

Por todo ello, muchos especialistas en nutrición y dietética recomiendan a sus pacientes mantener una práctica regular de ejercicio, reforzándose con ello esas partes que citábamos en el párrafo anterior.

Pero a veces, es recomendable optar por un tratamiento o técnica adecuada para, por ejemplo, tratar la elevación de senos, los cuales pueden mostrar una apariencia caída tras la pérdida de peso.

elevacion-de-senos

Como ya te comentamos en una ocasión anterior, esta técnica recibe el nombre de mastopexia, y consiste en una intervención quirúrgica en la que se eleva y mejora la forma de los pechos caídos.

Esta es una de las mejores formas, no invasivas, de elevar los pechos de pacientes que han visto cómo éstos han perdido su volumen después de haber seguido una dieta de adelgazamiento, y después de –sobretodo- haber perdido cantidades considerables de grasa.

Recuerda que se trata de una técnica que generalmente requiere anestesia general, y que tiene una duración que no va más allá de las dos o tres horas.

Hacer un comentario