Todo sobre el efecto rebote

El efecto rebote es uno de los mayores enemigos que preocupa a muchas de las personas que siguen una dieta de adelgazamiento. ¿Qué es y cuáles son sus causas?

Una de las mayores preocupaciones para una persona que, durante un tiempo determinado, sigue una dieta de adelgazamiento es recuperar el peso perdido luego del esfuerzo realizado.

efecto rebote

Aunque esta recuperación puede producirse porque terminamos o abandonamos la dieta, y finalmente volvemos a cambiar nuestros hábitos alimenticios a negativo, lo cierto es que también puede aparecer como consecuencia del seguimiento de una dieta de adelgazamiento poco efectiva o segura (no en vano, es lo que tiende a ocurrir con la mayoría de las consideradas como dietas milagrosas).

¿Qué significa efecto rebote y qué supone?

Llegados a este punto es obvio tener más o menos claro qué significa el término efecto rebote. Esto es, la recuperación de los kilos que se han perdido tras la finalización de la dieta de adelgazamiento.

Se convierte en una auténtica preocupación para muchas personas, especialmente para aquellas que han seguido varias dietas de adelgazamiento y que, de alguna u otra forma, han terminado por recuperar el peso perdido, volviendo al principio y casi partiendo nuevamente de cero.

Pero debemos tener claro que un efecto rebote se puede evitar, de forma que ese miedo a la recuperación del peso perdido no puede ni debe impedirnos iniciar un régimen alimenticio para reducir esos kilos que podamos tener de más.

Más aún si tenemos en cuenta que entre los consejos útiles para conocer cómo evitar el efecto rebote, nos encontramos con el seguimiento de una dieta de mantenimiento que ayude precisamente a mantener ese peso y a no recuperarlo.

¿Qué causa el efecto rebote?

Entre las causas del efecto rebote debemos tener presente dos situaciones bien diferentes.

Por un lado, el seguimiento de una dieta milagrosa es contraproducente, más aún si esta dieta supone prescindir o eliminar determinados nutrientes fundamentales. No solo porque supone el seguimiento de una dieta poco equilibrada, sino que las personas que las sigan tenderán finalmente a comer aquellos alimentos prohibidos, sin contar con el desequilibrio nutricional que puede llegar a producirse.

Por otro lado, no debemos olvidarnos de dos cuestiones fundamentales a la hora de seguir una dieta: la paciencia y la constancia. Ambas son imprescindibles, puesto que cuando una persona no las tiene finalmente terminará por aumentar de peso y comer como anteriormente lo hacía.

Imagen | Felipe Skroski

Hacer un comentario