Consejos y trucos de dietas para comidas y cenas de Navidad, ideales para comer con cabeza y no aumentar de peso durante las fiestas navideñas más populares y tradicionales.

La Navidad sólo se puede disfrutar una vez al año, lo que significa que si sigues una dieta de adelgazamiento ésta no tiene por qué convertirse en un auténtico “enemigo” para tu peso.

consejos de dieta para Navidad

Las Navidades se constituyen como una de las fiestas tradicionales populares más importantes del año, en la que habitualmente se disfrutan de exquisitas recetas y maravillosos postres típicos.

¿La clave para que no se convierta en un enemigo de nuestra dieta? Comer con cabeza y sobretodo hacerlo con bastante inteligencia. Pero si no tienes a mano algunos trucos de gran utilidad para esta época del año, te ofrecemos en esta nota algunos consejos dietéticos para Navidad.

Consejos dietéticos para personas que siguen dieta en Navidad

¿Qué puedo comer en Navidad?

Teniendo en cuenta que la Navidad es una fiesta popular que sólo se disfruta una vez al año, y que además es común disfrutar igualmente de recetas y postres únicos (que en definitiva no podemos encontrar el resto de los meses), el hecho de seguir una dieta no significa que debamos privarnos de darnos un caprichito durante estas fiestas.

Pero, ¡ojo!, dado que no es lo mismo darnos un caprichito que saltarnos la dieta a la torera y comer a nuestro antojo.

Esto significa que, en Navidades, puedes comer prácticamente de todo, pero de forma moderada, sin excesos y sobretodo con mucha cabeza.

En la comida o cena, por ejemplo, puedes comer pequeñas cantidades de cada comida sin sobrepasarnos, y sabiendo siempre alcanzar al punto de saciedad en el que es recomendable parar para no excedernos.

Respecto a los postres, también es posible probar un poquito de todo, pero igualmente en pequeñas cantidades.

¿Puedo comer los postres típicos de Navidad?

En Navidades es común encontrar en la mesa bandejas con postres típicos navideños, como es el caso de turrones, mazapanes, polvorones, peladillas, dulces de Gloria o de yema, truchas de batata…

Son una clara tentación y un enemigo de nuestra dieta. Pero al igual que ocurre con la comida o cena, la clave está en comerlos con cabeza.

Por ejemplo, una recomendación adecuada es reservar estos dulces y postres sólo para comidas y cenas navideñas, eliminándolos por completo el resto de los días.

¿Y si tenemos antojos de dulces navideños en algún momento? Si este es tu caso puedes comerte una pequeña porción del dulce que quieras. Pero, claro está, sin exceso.

Si quieres descubrir más consejos te recomendamos leer las siguientes notas especiales para esta Navidad:

 

Imagen | birthdaypartybabble

Hacer un comentario