¿Cómo reducir los ataques de hambre en dietas?

Los ataques de hambre son muy comunes en dietas de adelgazamiento. Pero, ¿cómo evitar o reducir estos ataques? Te descubrimos consejos y trucos sencillos.

Cuando una persona sigue una dieta de adelgazamiento, con el objetivo evidente de reducir su peso, es normal que se tengan determinados ataques de hambre como consecuencia de la reordenación que ésta debe hacer respecto a las horas de comida.

ataques de hambre

Por ello se suele decir que los primeros días o semanas de una dieta son los que más cuestan, porque la persona debe cambiar su rutina de comidas, eliminando por un lado alimentos o productos ricos en grasas y calorías, y por otro tendiendo a realizar 5 pequeñas comidas al día.

Y es que es posible adelgazar sin pasar hambre, pero para poder perder peso es fundamental comer menos, lo que provoca que aparezcan varios ataques de hambre a lo largo del día.

¿Por qué aparecen los ataques de hambre?

Los ataques de hambre, o cuando se dice popularmente que se abre el apetito, es una reacción natural de nuestro organismo causada por un nivel de glucosa bajo en la sangre.

Pero también existen otros factores, como por ejemplo la liberación de determinadas sustancias mensajeras en diferentes partes del cuerpo (sistema digestivo, cerebro y grasa principalmente) y las señales que envía el propio intestino cuando está vacío o lleno.

Cómo evitar los ataques de hambre

  • Realizar 5 comidas al día: ayuda no solo a controlar el apetito, sino también la cantidad de comida que se consume. ¿Lo mejor? Distribuir las comidas en el desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  • Elimina el picoteo: es uno de los mayores enemigos de una dieta. Si el hambre aparece antes de tu hora de comer, trata de comer una pieza de fruta, una infusión o un té.
  • Mastica despacio: ayuda a que a nuestro cerebro le lleguen las señales que envía nuestro sistema digestivo para indicarle que ya nos encontramos saciados. Por ello es habitual que las personas que coman deprisa tengan más predisposición a padecer sobrepeso y obesidad.

Imagen | malias

Hacer un comentario